Imagen


¡ Amarte !

Hoy voy a escribirte esta carta, en ella encontrarás un cúmulo de sentimientos que llevo en el corazón por ti, por este amor que va impregnando día a día mi ser, porque es tanto lo que te amo que me es imposible pasar un momento sin que llegues a estar tú en mi mente.

Si te escribo es porque no puedo mirarte a los ojos para decirte de frente todo lo que siento, ¿por qué no puedo?
Porque es mucha la distancia que divide tu cuerpo del mío, porque estamos tan lejos uno del otro que es imposible el pensar que un día estemos juntos, no sabes cuanto es mi anhelo de poder pegarme a tu pecho y sentir tus brazos rodear mi cuerpo, sentir tu respiración en mi rostro, escuchar el rítmico latido de tu corazón... si tan sólo supieras cuánto anhelan mis labios besarte, sentir la calidez de tus manos en las mías, saberte cerca de mi, despertar en medio de la noche y verte dormido en mi lecho, ¡besarte hasta desfallecer!

Amor mío, déjame llamarte así, MÍO, porque aún cuando estemos distantes en presencia, nuestras almas están unidas por ese lazo invisible que llamamos AMOR, son tantos los momentos compartidos a través de esta fría pantalla que nos separa, esos instantes en que fundimos nuestro ser en uno solo, en que deseo con todas mis ansias el poder tocar tu rostro,
resbalar caricias dulces por los poros de tu piel ¡amarte!, susurrar a tu oído todas estas palabras que se quedan prendidas de mi boca porque no puedo tocarte, porque no puedo besarte y siento que la melancolía llega a mí.

Quisiera tenerte tan sólo una noche, para desbordar todo este caudal de sentimientos y saber que soy tuya y eres mío completamente, en cuerpo y alma, en presencia y espíritu, pero aún cuando es imposible el saberte conmigo. ¡Te amo! Te amo porque a través de la distancia me enamoré de ti entregándote mi vida entera, mi ser e ilusiones, mi amor constante y pleno que no admite fronteras, que no admite distancias, que no admite el perderte, has sido en mi vida el bálsamo que cura mis heridas, me has abrazado en silencio, me has besado con los ojos cerrados y yo he percibido el dulzor de tus labios, ésos que sólo en sueños he tenido presente

No importa amor, no importa que estemos separados por la distancia, yo aquí seguiré amándote hasta el final de mis días, porque mi amor es grande y extenso como esa distancia que nos divide, seguiré amándote porque eres para mí lo más hermoso que la vida me ha regalado y sé que siempre estarás en mí, así como yo lo estoy en ti.

Te amo, te amo con toda la fuerza del adulto, con la constancia y fe de que nuestro amor es eterno y bello, inquebrantable y duradero.

Te amo porque eres mi complemento, porque eres en mi vida el amor que soñé un día tener, te amo por ser quien eres.




Una carta que no dice adiós y se despide...

Es noche ya. La lluvia ha dejado las calles húmedas, los árboles se sacuden y las gotas brotan como lágrimas dulces, y traviesas...

Hace frío y llueve en mi corazón... Pienso... Me hago mil preguntas, deseo gritar y que mi grito traspase las colinas, entre por tu ventana y se cuele en tus oídos... No escuchas mis ruegos por más que grito y grito. No te interesa cualquier situación que yo pueda estar pasando.

Nada importa ya.

Ni siquiera despedir. Ni una última mirada que de pronto pueda revivir tu corazón que para mí ya está muerto. Y el mío, mi corazón... Ese romántico e invadido de pequeños detalles que hacen grande mi vida... Ese mi corazón y ésImagenta vida que no te dejan de amar y de esperar... Que seguro aún en la tumba fría y solitaria, seguirá emitiendo sus latidos y haciendo señas, tratando de ocupar un espacio en tu vida y coqueteos a tus manos para que regresen y estén aquí entre la mías.

Afuera la lluvia, adentro mi llanto. El que te dice adiós en esta noche fría, en silencio, con el eco de la poesía que escribo cada día y con la soledad junto a mí, como siempre seguirá y jamás dejará de estar.

Hace frío... tu puesto continúa vacío... Allí te veo... en el silencio de tu ausencia y en la presencia que me ha dejado tu olvido... Y en tus sueños, esos que no cuentas en tu voz, pero que delatas en tus versos, aquellos tan amados ...

Y no importa el vacío y el desgarro en mi adentro... Con todo el dolor de nuestro pasado y la soledad de éste futuro... ¡Te sigo amando...! ¡Nada importa...!




Espero que te encuentres bien, que ya la tristeza se haya ido y sólo sea un triste recuerdo, que ya no te sientas mal por lo que pasó o por lo que no pasó. La verdad es que hoy te escribo para decirte lo que guardo en mi corazón, lo que callo en el silencio de mi habitación anhelo hoy más que nunca. No me pidas explicaciones, no lo hagas, porque guardaré silencio una vez más. No me preguntes qué siento, porque empezaré a llorar. Amor, te juro que jamás había sentido esto, y la verdad no sé si estosea amor. A veces me parece que sólo es una ilusión, que sólo es un sueño del que no quiero despertar y que soy egoísta al desear que estés aquí, de olvidar las fantasías y vivirlas en realidad.
Tanto tiempo guardé lo que sentía, siempre pensé que sólo yo lo sentía, que feliz me hiciste cuando me dijiste que siempre fui yo a la que querías, que jamás pudiste olvidar aquella noche que estuvimos juntos, en la que el miedo nos venció una vez más... que siempre te lo callaste por temor a no ser correspondido... yo sólo te escuchaba atentamente mientras por dentro reía y a la vez lloraba Sentías lo mismo que yo, a pesar del tiempo y la distancia nuestra historia era real y hermosa, como un cuento de hadas sin lugar a dudas. Talvez te parezcan cursis mis palabras... pero yo sé que no. Hoy te necesito aquí, por favor ven,  Te amo, te adoro, y deseo que estés aquí, olvida lo que te dije o lo que callé, tú sabes lo que siento, por favor te pido que vengas hoy a mí. Lo más triste es... que esto no te lo puedo decir, es mi tortura, mi tormento, mi dolor, lo que más deseo y anhelo...
realmente te amo, te juro que sí, aunque mis actos digan lo contrario, mi corazón grita que no le creas a las palabras y que mires en mis ojos la tristeza que encierran porque hoy no estás aquí.









Estoy aquí, en medio del frío, desafiando el insomnio que me provoca pensar en ti y he decidido escribir porque los sentimientos me asfixian y no me dejan vivir. Si, es para ti esta carta, no estás leyendo nada que no te pertenezca pues cada letra, cada signo y cada suspiro detrás de estos garabatos a los que llaman escritura, son todos tuyos. Tu, dueña y señora de mis sueños, eres una ladrona que me robó todo, hasta la valentía de firmar con mi nombre al final de esta carta. Esta, sin embargo, no es una carta para decirte cuanto te amo con todas esas palabras pomposas y rebuscadas que podría yo escribir. Tampoco son letras que pudieran inspirar alguna novela o historia de amor de esas que a todos nos parecen cursi pero que en el fondo anhelamos vivir. Esta es solo una carta que te hablará de mi de la manera más simple y honesta que conozco. Quien escribe no es un intelectual, ni un hombre de esos escogidos para la portada de alguna revista. Quien escribe no es tu hombre ideal, no es el que seguirá tus pasos porque así es el amor, no es aquel que escucha al corazón y va ciego por la vida creyendo que el amor es cosa de locos y es mejor desquiciarse para vivirlo plenamente. Quien te escribe es tan solo un hombre común y corriente, con una vida ordinaria llena de altibajos, de alegrías momentáneas y de problemas, que pasa horas frente a la computadora ibm vieja de la empresa caterpillar, pagando cuentas, haciendo facturas, leyendo libros y haciendo tareas y sin olvidarme que me duermo entre trabajos...

Esta no es una carta para decirte cuanto te amo, es una carta para que sepas que en alguna parte del universo un ser ríe y llora, vive y muere por ti, por tu cariño, por tu abrazo tibio, por el amor que un día desearía que fuera mio.


Mis eternas cartas...

Mi amor:
Una semana más de este mes y vuelvo a escribir todo lo que voy sintiendo, pues no quiero que te falten mis letras, ni mis sueños... que son los nuestros. No es bueno que te quedes esperando, y yo tampoco quiero dejar de enviarte mis palabras llenas de amor y esperanza, y sobretodo de esperanza, que es lo que nunca debe faltar en nuestras vidas.

Me he sentido muy extraña, como si algo me faltara, como si todo lo que hago no fuese suficiente, y aunque sé que nos amamos nunca des por sentado que yo lo sé. Debes escribir unas letras tuyas para saber que estás igual que yo, con la esperanza puesta en nuestro encuentro, en que dormiremos el mismo sueño de amor que ambos hemos tejido a través del tiempo.

Muchas noches sueño contigo y te siento tan cerca de mí que casi escucho tu respiración. Abro mis ojos y me entra un desaliento de nostalgias que se anidan en mi corazón, y duele... Sí, duele la distancia mi amor, pero me basta con una llamada, una nota, y vuelvo a sonreír, porque me demuestras que también me sueñas y me piensas.

Siempre deseo que seas mi amor eterno, el culpable de que todas estas letras de amor se vuelquen en papeles arrugados. Papeles arrugados al mojarse con las lágrimas. Pero no te culpo de nada, ¿cómo podría? Si eres mi mayor alegría, el dueño de mi calendario, de mis días, de toda mi vida... ¡Ay amor, cómo te amo, y cuánto te extraño!

Sólo te pido que al leer esta carta te imagines que la escribo desde un rincón de mi hogar donde tu nombre está por todos lados y sobretodo, está en mi corazón...

Mi querido amor, no pienses que soy yo la que te escribe, por si no lo has notado, son tus propias manos las que me guían a escribir todas las cartas que recibes... Siempre mis cartas que serán eternas para ti... así como mi amor por ti.

Así te quiero, así te amo, siempre tuya, siempre mío, siempre nuestro.

Desde mi rincón para ti,

Tu amor

 

Apertura mental.


Una mente en apertura está pronta para el entendimiento, la comprensión, la veracidad, la flexibilidad y la expansión. La mente es como un ilimitado y despejado firmamento en el que no se debe permitir que los nubarrones del dogmatismo y el fanatismo lo contaminen. Se requiere valentía para la apertura o flexibilidad mental, un tipo de valentía muy especial, hermoso y nada común. Lo fácil y lo normal es vivir con una programación mental, con una estrechez de miras, que impide ver las cosas tal como son.

 
Hoy habia 1 visitantes (7 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=